miércoles, 16 de noviembre de 2011

Me Seduce y Caso Le Haré

Hace algunos años fui la poseedora de una cafetera Saeco.
Muy feliz fui con mi maquinita.
Cada mañanita tomaba mi espresso recién hecho.
Cada tardecita tomaba mi capuchino con todo y su espumita.
Compraba café en grano de la marca Illy,
porque sonaba igual al nombre de alguien muy cercana a mí.
Porque es un café de notas aromáticas que sorprenden el paladar.
Y bueno, la Saeco y otras cosas más se han ido ya.
Algún tiempo estuve triste por tales pérdidas.
Ahora las he dejado ir, es insano el apego.
Mi Saeco ha sido sustituida por una cafetera Nestlé,
ignominia para los amantes del buen café,
pero muy práctica para una mujer como yo.
Sin embargo, últimamente veo una maquinita para espresso que me seduce...
Y el pretexto perfecto encontré para hacerle caso a sus coqueteos.
Un amigo muy querido, llamado Federico,
Colombia visitó y de mí se acordó.
Me trajo como regalo un paquete de café "Juan Valdez" premium selection,

una combinación única de cafés colombianos,
ideal para la preparación de espressos.
Entre sus atributos se destacan un cuerpo alto,
aroma intenso y sabor perdurable,
características esenciales de un espresso perfecto.
Me parece que una cafetera para hacer espresso,
será mi autorregalo  de Navidad.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay nuevas cafeteras Saeco muy buenas un poco más chicas.

Valentina dijo...

Gracias Anónimo, espero que los precios también sean más chicos. Aprovecharé "El Buen Fin" para ver si encuentro precios más bajos.

Héctor García dijo...

Café, adorado vicio que no causa adicción. ¡Bien por tu autorregalo!

Valentina dijo...

¿Te digo algo Héctor? La cafeína sí provoca adicción. El bebedor de varias tazas de café al día puede manifestar ansiedad elevada. Todo con medida... Mi autorregalo ya está en la cocina de la casa. Saludos y gracias por tu visita al diván.