lunes, 7 de noviembre de 2011

Todo Cambia... Todo

Cierto día se enteró que padecía diabetes.
Comenzó a perder peso.
Se vio muy delgada en el espejo.
Posteriormente comenzó a mirar un reflejo difuso de sí misma.
Hasta que un día ya no pudo observarse.
No se lo dijo a nadie.
Continuó su vida y sus rutinas cotidianas, fingiendo que sí veía, igualita a Ursula Iguarán, quien vivió más de 100 Años de Soledad.
Una mañana se cortó el dedo del pie izquierdo.
Hecho que también ocultó en su baúl de los recuerdos.
Lamentablemente, no tan pronto, una de sus hermanas vio su pie infectado.
El día de hoy ella reposa en una cama de hospital.
Se encuentra en estado de shock.
De repente es invidente y le han amputado tres dedos de su pie derecho.
Es durante la noche que ella ahoga sus gritos de dolor, tanto el físico como el emocional, bajo su almohada.
La vida no siempre es color de rosa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Anonymous...
En tu opinión Valentina que nos enseña la vida con esta situación?... cual sería el aprendizaje que se puede obtener de tener un cambio tan repentino y mortal...
Es increible como todo puede estar de color de rosa y de un día para otro todo cambia sin que uno pueda hacer nada para evitarlo.. Pareciera que estamos en un laberito buscando una salida o la meta para la felicidad, pero en el trayecto aparecen trampas constantes y con tintes maquiavélicos... Que razón de ésto?
es para hacernos mas fuertes?, para convertirnos en seres evolucionados como mucho presumen?...

Anónimo dijo...

En tu opinión, Valentina, ¿qué nos enseña la vida con esta situación?... ¿cuál sería el aprendizaje que se puede obtener de tener un cambio tan repentino y mortal?
Es increíble cómo todo puede estar color de rosa y de un día para otro todo cambie sin que uno pueda hacer nada para evitarlo. Pareciera que estamos en un laberinto, buscando una salida o la meta para la felicidad, pero en el trayecto aparecen trampas constantes y con tintes maquiavélicos.
¿Cuál es la razón de esto?
¿Es para hacernos más fuertes? ¿Para convertirnos en seres evolucionados como muchos presumen?

Valentina dijo...

Anonymous, esta situación me enseña una lección de vida. Yo vivo angustiada, con ansiedad, pensando en mi tristeza o melancolía cuando en realidad debería concentrarme más en los regalos que el Universo me ha dado. No es la meta lo importante, sino lo que vivo en el camino. La vivencia de esta mujer me deja como enseñanza el apreciar más lo que tengo aquí y ahora porque veo que lo tengo todo y tengo pies para recorrer el caminito.
¿Por qué hay personas que les toca vivir situaciones trágicas? La respuesta a esa pregunta no la conozco.

Anónimo dijo...

Anonymous

Cierto.. Tienes toda la razón!.
Grx

Anónimo dijo...

Cierto. ¡Tienes toda la razón!
Gracias.

blackramone dijo...

Trágico pero cierto, pudo ser diabetes, pudo ser cáncer, pudo ser un accidente en bicicleta, no me gustan estas palabras tan "optimistas". Sin embargo, a vivir la vida que se va cuando menos lo esperas.

blackramone

Valentina dijo...

Blackramone, gracias por visitar mi diván y por tus comentarios. Así es, vivamos bien mientras se puede.

Héctor García dijo...

En este caso sólo puedo recordar la máxima de mi curso de “Comando” (del cual algún día te platicaré): “Comunica o muere”. Creo que eso deberían enseñarlo desde Kínder. Seríamos otra humanidad.

Valentina dijo...

La comunicación es indispensable. Cuando no comunicamos comienzan los supuestos... "yo pensé que tú pensaste que yo pensé"... Tal vez hay algunos telépatas por ahí, pero nunca me he topado con ninguno. Lo mejor es hablar.