lunes, 12 de marzo de 2012

Pedí Perdón Por Todos Mis Pecados

Ando por la vida diciendo que soy agnóstica.
Orgullosamente.
Imploro sarcásticamente a Osho cuando necesito ayuda.
Orgullosamente.
Pero el viernes pasado, cuando vi la muerte de cerquitita, supliqué a Diosito lindo,
por mi vida y la de todos mis compañeros.
El cielo atormentado.
El avión entró en zona turbulenta.
Cayó algunos metros, se ladeó y anduvo como sobre calle empedrada.
La gringuita adolescente del asiento de atrás gritó aterrorizada.
Su grito contagió a algunos otros.
"I want to get off the plane", lloraba.
"I don't think so", me dijo Rodolfo, sarcásticamente.
Y yo, rezando.
Ofrecí una disculpa por mis herejías, aquelarres y pecados.


Hablé con Diosito hermoso.
Le solicité más tiempo.
Aún tengo diligencias pendientes.
No estoy lista para viajar a la otra dimensión.
El avión salió de la turbulencia.
La gringuita puberta continuó sollozando varios minutos.
El señor del asiento de adelante pidió un vodka doble.
Rodolfo hizo lo mismo.
Y yo me quedé pensando.

Desde el pasado viernes me pregunto sobre la existencia de Dios...



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pasó lo mismo, pero suspendieron el servicio de bebidas. El avión perdió altura varias veces. Six Flags resultó aburrido comparado con lo que viví y sentí en el avión del viernes.

Valentina dijo...

Ay Anónimo, se siente horrible. Sufro exageradamente cuando hay turbulencia durante el vuelo. Qué bueno que llegaste bien a tu destino. Saludos.