miércoles, 27 de julio de 2011

Descansa Sin Dolor

El dolor debe haber sido punzante y abismal.

Y su origen debe haber estado en las profundidades de su inconsciente.

La rabia debe haber sido contenida por mucho tiempo.

Hasta que salió como válvula de escape en forma de relaciones destructivas.


Hasta que estalló por medio de la desinhibición de las drogas y el alcohol.

Hasta que salió en la forma de la anorexia.

En algunas de sus canciones dejaba entrever lo sórdido de su existencia.

Me imagino que tanto dolor era insoportable.

Ni las drogas, ni el alcohol, ni el hambre podían sofocarlo.

Era ella o el dolor.

Y optó por acallar la angustia.

Pero al hacerlo suprimió también su voz.

Descansa sin dolor, Amy Winehouse.






2 comentarios:

Héctor García dijo...

Personaje enigmático sin duda. Yo creo que más que por su voz, su magnetismo radicaba en el reflejo del sentir de muchos jóvenes de esta época, sin una ruta definida a seguir... El futuro ya no es como antes.

Valentina dijo...

Me parece que la soledad se está convirtiendo en la compañía de muchas personas... Ella estaba rodeada por muchos, pero en el fondo me parece se sentía muy sola...