miércoles, 26 de octubre de 2011

Un Regalo De Amor

En este mundo material, una persona muy querida me ha dado un regalo en absoluto material.
Me entregó una tetera japonesa, hecha a mano, de hierro colado, en tono coral.
Sabe perfectamente lo que me gusta, me mira, me escucha.
Así como soy fan de un buen espresso, disfruto con alegría tomar infusiones de sabores exóticos.
Los colores candentes, como el rojo, anaranjado, salmón y coral están presentes en muchos de mis espacios.
Eligió esta tetera en particular por su simbolismo.
Dos libélulas en relieve la decoran.
La libélula significa un nuevo comienzo y la buena fortuna.
Las libélulas apuntan hacia el asa de la tetera, indicador que nuestro amor fluye en un círculo virtuoso y eterno.
Ellas también simbolizan la paz y nos invitan a vivir plenamente en el presente.
La libélula alienta a comprender nuestras emociones, exteriorizarlas, no suprimirlas.
Esta persona me ha dado más que un obsequio.
Me ha regalado algo que simboliza la importancia de profundizar en nuestras vidas para comprender su significado; algo que simboliza lo relevante de conocernos desde nuestro interior.
Mediante este obsequio cobro aún más consciencia de que el amor no es una mera emoción o impulso, sino un principio de vida.
Gracias... eternamente...

La tetera es en este tono coral

Subí esta imagen también porque aquí se aprecian mejor las libélulas

2 comentarios:

Héctor García dijo...

Recuerdo que cuando era pequeño (y no tanto), temía a las libélulas. Pensaba que esos ágiles y delgados seres me atacarían en cualquier momento. Después de vivir unos años en Florida me he acostumbrado a ellos, pues pululan por todas partes. Ahora, leyendo tu blog, me entero del hermoso significado que se les puede atribuir. Ahora cada vez que vea una, pensaré: “aquí está un nuevo comienzo, aquí viene la buena fortuna”. Tú también me has dado un gran regalo. ¡Gracias!

Valentina dijo...

Halagada por haberte dado un gran regalo, Héctor.