jueves, 6 de octubre de 2011

Manías Medio Obsesivas

Tengo mis manías, no obsesivo compulsivas pero sí medio obsesivas.
Detesto la toalla para secarse las manos toda chueca en el toallero.
Los cuadros inclinados me dan ansia.
Envases vacíos no depositados en el bote de basura me dan roña.
Una cama mal tendida resulta insoportable a mi visión.
Las pijamas tiradas sobre la cama tendida son una ignominia.
Cualquier prenda de vestir con manchas de grasa o de comida me perturba.
Una toalla sucia para secarse las manos después de lavártelas es una paradoja.
Los calcetines asomados del cajón medio cerrado me irritan hasta la coronilla.
Objetos decorativos movidos y dejados "al ahí se va" por la muchacha que me ayuda en la casa, me llevan a enderezarlos todos y cada uno de ellos al instante... y no me atrevo a decirle que los limpie y luego los coloque tal y como los encontró.
Las plantas en "macetas" de botes de pintura me parecen abominables.
Las macetas de barro pintadas son un "no no".
Una pared con vista al patio del vecino, sin pintar, me parece una grosería.
Los camellones con setos sin podar me dan lástima.
Las bardas grafiteadas quisiera pintarlas y encontrar a quien lo hizo...
La interferencia en una estación de radio, a volumen medio alto, la encuentro insoportable. Me gusta escuchar con sonido DTS.
Lo mismo me sucede con la tele, una transmisión con "nieve" mejor le cambio al canal. Me gusta ver imágenes HD.
Alucino las cosas dejadas sobre la mesa del comedor.
Y me choca no encontrar las cosas en su lugar.
Bueno, estas son algunas de mis manías...
Supongo que tengo más, pero ahora no las recuerdo todas...
Y tú... ¿qué manías tienes?

Qué bonito es lo acomodadito...


Impecable

Bien alineados los cuadritos...

Todo en su lugar, la basura en su lugar también...

Así sí dan ganas de caminar 

Sobre la mesa flores y decoración, no la bolsa ni la cartera...

Esto sí es una bella maceta



2 comentarios:

Héctor García dijo...

¡Recórcholis!, si que tienes algunas ¿eh? ¡Beso!

Valentina dijo...

...y las que me faltaron... je je. Un abrazo Héctor.