domingo, 23 de octubre de 2011

Domingo de Paz

Los domingos por la mañana me gustan mucho.
El aroma del café en la cocina es otro de los encantos de la vida.
El desayuno y la música que lo acompaña regocijan mis sentidos.
Kana hace ruidos no lejanos por dondequiera que ande.
El dije que cuelga en su collar tintinea a cada paso que da.
El cielo de Octubre es azul no profundo.

El sol brilla y le confiere un color más vivo a las flores y las plantas.
A estas horas del día me siento relajada.
El trauma del lunes dará inicio al caer la tarde.
Pero aquí y ahora me siento en paz.
Los días aciagos son historia.
Mi corazón late tranquilo.
Mis ojos sólo observan con alegría.
El viernes y el sábado disfruté dos días completos la compañía de mi amiga hermana Alexia.
Hemos comido, reído, platicado, visto una película y tomado decenas de fotografías.
Nos hemos divertido como dos niñas que juegan a las muñecas.
Kana se ha instalado en este momento junto a mí.
Espera y demanda su paseo dominical.
Y por supuesto que saldré a caminar con ella para disfrutar de este día tan bonito.
Te mando un abrazo, dondequiera que estés.


1 comentario:

Valentina dijo...

A mí me gustan los Domingos por la mañana, en la tarde comienzo a sentir la ansiedad de los Lunes. Saludos Héctor, gracias por tu visita al diván.