viernes, 23 de diciembre de 2011

Si Hoy Fuera El Ultimo Día...

Es cierto que detesto esta temporada del año porque la Ciudad de México es más caótica que lo acostumbrado, las casas están frías y en la calle hace mucho calor.
Pero también es verdad que adoro esta época del año porque me ofrece la oportunidad de reunirme con mis personas queridas.
En las últimas semanas he visto a mi familia, sobrinos, amistades y familia extendida.
He vivido con ellos momentos agradables, divertidos, memorables y hasta melodramáticos (porque así somos las Gómez), pero incluso como drama queens nos la pasamos estupendamente bien.
He cantado "The Long and Winding Road", "Something" y algunas otras más.
No he partido ninguna piñata porque me choca la pañoleta aplasta pestañas; he fumado habanos y hasta una peluca azul usé.
¿Sabes?, yo solía tomarme la vida muy en serio.
Me preocupaba en exceso por una variedad de nimiedades.
Y me importaba mucho lo que los demás pensaran sobre mí.
Ilusa y vanidosa. Creía que yo era el centro del mundo.
Ahora veo la vida de otra forma.
Hace algunos días leí algo que alguna vez Steve Jobs dijo: ¿Harías lo que estás haciendo en este momento si supieras que hoy es el último día de tu vida?
¡Por supuesto que no!, pensé.
Y empecé a ver a través de nuevos lentes.
Cada día, hora, minuto y segundo cuentan.
No es importante lo que pasará mañana, o el proyecto que viene, o lo que yo creo que posiblemente pase, o lo que ella o él creen que posiblemente suceda.
La vida no está en otra parte como dijera Kundera.
Mi vida está ocurriendo aquí y ahora.
En este preciso instante.
Así que esta noche, 23 de Diciembre de 2011, yo la vivo como si fuera especial.
A partir de hace algunas semanas cada día tiene su encanto particular.
Ahora escribo este post mientras escucho música agradable, una de mis tantas pasiones; degusté unas galletas que yo misma preparé, asistida por mi señor suegro; disfruto la compañía de la persona que amo, lo miro de perfil, sentado en su escritorio; Kanita, mi perrita hermosa, está dormida en su tapete.
Me he tomado un espresso colombiano y he fotografiado mis arbolitos navideños.

Hoy es una noche especial... y la Krall canta Winter Wonderland.
Anoche también fue importante, gocé la compañía del Kayito, de la persona que amo, de mi hermanastra y de su hermanastro con su hermana.
Y mañana seguro será una noche maravillosa.
Con el paso del tiempo he ido armando mi familia, he elegido a las personas que la integran.
Gracias a la vida y al Universo por brindarme tantas bendiciones.
Y por ahora me despido.

Te mando un abrazo afectuoso dondequiera que estés.
Te deseo éxito, paz y felicidad en el 2012.


8 comentarios:

Alexia dijo...

¡Feliz Navidad! ¡Me la pasé increíble! Te quiero mucho, Valentina, ¡y deseo que seas feliz siempre!

Valentina dijo...

Gracias amiga mía...

Anonymous dijo...

¡Feliz Navidad! Abrazos y que te la pases de maravilla.

Salud, amor, prosperidad, abundancia y paz para ti y todas las personas que te rodean. Un placer el leer tus historias y reflexiones.

Un placer el haberte encontrado por aquí.

Saludos.

Valentina dijo...

Gracias dear anonymous, espero que tú también hayas tenido una Feliz Navidad y que en 2012 se cumplan todos tus sueños. Gracias por visitar mi diván. Es también un gusto conocerte aunque desconozco tu identidad.

Alma dijo...

¿Sabes?, siempre te he visto como una persona muy seria en todos los aspectos. Alguna vez me pregunté si te dabas permiso para equivocarte, para sonreír por cualquier tontería, para carcajearte por un chiste tonto o para bromear con los demás.
Te he estado leyendo y creo que estás cambiando.
Me gustaría mucho conocer a Valentina en esta nueva etapa de su vida y compartir con ella lo que pienso, como cuando platicábamos.
Tengo muy buenos recuerdos de esas charlas que tenía contigo.
Tengo mucho qué agradecerte y quiero seguir aprendiendo más de ti.
Te mando un fuerte abrazo.

Valentina dijo...

Alma, he aprendido a reírme de mí misma y a no tomarme ni a mí ni a la vida tan en serio.
Y me la estoy pasando retebién.
La vida me ha dado duras lecciones... he aprendido, ahí la llevo.
Un abrazo, Almita.
Y cuando quieras nos vamos a platicar... tú dime cuándo.

Héctor García dijo...

Estoy seguro de que te pasaste unos días fenomenales en Diciembre y te felicito mucho por ello. También me da gusto saber que estás enamorada, eso es maravilloso.
¡Bendiciones!

Valentina dijo...

Así fue Héctor, pasé días maravillosos e irrepetibles en Diciembre. Y sí, estoy enamorada de la vida, de mi pareja, de mi perra, de mis amistades, de mí misma. Te saludo con mucho cariño.