lunes, 5 de diciembre de 2011

Dar Amor No Cuesta Nada

El viernes pasado a las tres de la tarde fue la cita en la Casa Hogar "La Asunción".
Me acompañaron a realizar esta labor de amor algunas personas de la empresa donde trabajo, así como Marco y mi señora suegra.
De Hallmark fueron Enrique, Jesús, Dolores, Christian y Aurora.
Descargamos nuestras bolsas de regalos y nos establecimos en el patio principal.
A los pocos minutos llegaron las niñas, vestidas con su uniforme de la escuela y formadas de acuerdo a su estatura, de la más pequeña a la más alta.
Sus voces en coro nos dieron la bienvenida.
Nos presentamos con ellas y escuchamos sus nombres.
La más pequeña se llama Tamara.
Hicimos entrega de dulces y juguetes.
Jamás olvidaré sus caritas alegres.
Aurora jugó con ellas a la rueda de San Miguel.
Christian las ayudó con la bici.
La Sra. Lupita las hizo reír.
Enrique y Dolores observaron con la emoción contenida.
Jesús y Marco tomaron fotografías.
Y yo me sentí con el corazón pleno de felicidad por haber llevado aunque sea un poco de
amor y alegría a estas niñas hermosas a las cuales prometí volver a visitar muy pronto.
Y por supuesto que mi promesa cumpliré.

Niñas contentas

Comparten el juego



8 comentarios:

Alexia dijo...

Felicidades Valentina! Nada mejor que regalar alegría!!

Valentina dijo...

Fue una experiencia inolvidable.

Héctor García dijo...

La vocación de servicio es lo que da sentido a nuestras vidas, estemos donde estemos. Y tú, que tienes la oportunidad de hacer algo tan maravilloso como esto, ¡pues qué mejor! Te felicito por haber participado en una tarea tan loable

Valentina dijo...

Gracias Héctor, fue una experiencia conmovedora y enriquecedora. Será la primera de muchas... estoy segura de ello.

blackramone dijo...

¡¡Felicidades!! Ver los rostros de los niñ@s es algo que te llena el espíritu. Y, como te comentaba en otro post sobre las botargas, entraron en acción el pasado martes para entregar juguetes en un hospital. Lo mejor de todo es que casi no hubo niños, muy pocos en comparación de otros años, pero la alegría y la sonrisa de los adultos es más de agradecimiento a la persona, no a la botarga. Sale uno de ahí lleno de emociones encontradas. Mi más sincero respeto por esta acción.

Valentina dijo...

Blackramone, qué bueno que no había tantos niños enfermos este año en ese hospital. Muy bien por ti! Sí es muy gratificante llevar un poco de alegría a niños que la necesitan. El corazón se siente a reventar de felicidad. Un abrazo!

Anonymous dijo...

Aplausos Valentina. Agradable ejemplo nos das de la importancia de dar. A lo mejor también sería bueno, dentro de estas donaciones, el dar algún juguete nuevo, es decir, no sólo recolectar lo que ya no se use y esté en buen estado.

Por ahí ya no te contesté un mensaje, supongo que era relacionado con lo que describes aquí: Dar Amor No Cuesta Nada, pero mi hija está en una escuela donde realizan esta misma práctica y me ganó.
Ya no tenía nada para ofrecer para tu noble causa.

Feliz Navidad, Valentina, y que la vida te retribuya tu noble gesto de amor.

Valentina dijo...

Anonymous, sería excelente recolectar juguetes nuevos, pero vieras cuánta dificultad tuve para recibir donaciones. Los que participaron fueron mis compañeros de oficina y una sobrinita. Nadie más, ningún contacto de facebook, ni amistades, ni familiares. Es muy difícil realizar labor filantrópica, eso lo aprendí en esta experiencia. Sin embargo, eso no me detendrá, siempre hay gente dispuesta, como el personal de Hallmark de México. Un aplauso también para ellos, por su colaboración y a mi sobrinita, claro está.