jueves, 15 de diciembre de 2011

Recordar Es Ver Las Fotos

Hoy quiero compartir contigo fotografías de lugares y momentos mágicos, por lo menos para mí.

Espero que te gusten...

Atardecer en mi pueblo.

Cancún, el mejor antídoto para la depresión.

En alguna calle de Hamburgo.

Arbol sin hojas.

Copos de nieve caen sobre mí.

Escritura sobre la nieve.

La Catedral de Lübeck.

Rumbo a la cita para escuchar la 9a de Beethoven.

Observo el frío desde atrás de la ventana.

Me pregunto cuál será su historia.


Una bruja en Brujas.

El beso.

Las olas en Calais.

El mercadito de Guanajuato.

La Jacaranda que ya no está.

Un descanso en San Miguel de Allende.

Sólo una vez se cumplen los 40.

Fotografiando las esculturas de Reforma.

Disfrutando la vista en Barrancas del Cobre.

Como Acapulco no hay dos.


Cuervo especial mirándome.

Con los Chalos en mi pueblo.

Mis hermanastras.

Crazy horses en London Town.

La Kana no puede faltar.

Disfrutando la vida.

Mis otras hermanastras.

Mis nuevas hermanastras con mi sobrinita.

6 comentarios:

Alexia dijo...

Están increíbles tus fotos!! Gracias por compartirlas, de verdad las disfruté!!

Valentina dijo...

¡Gracias! Amo todos los sucesos que ocurrieron cuando esas fotografías fueron capturadas.

Anonymous dijo...

Wow!, conoces muchos lugares y la mayoría se ven hermosos y luego con tu presencia en ellos todavía mas hermosos.

La foto que más me gustó fue la del mercadito de Guanajuato, lleno de vida y color.

¡Qué linda brujita!

¡Saludos!

Valentina dijo...

Gracias anonymous :)

Héctor García dijo...

¡Qué fotos tan fregonas! Me da mucho gusto ver que eres alguien que ha viajado y, como escribes en algunas fotos, que has disfrutado de la vida. Sobre todo después de lo que nos has contado, como los tratamientos "caballunos" que te llevaron a sentir dolor extremo. Es admirable ver tu capacidad de recuperación y apreciación por la vida.
¡Gracias por ser TU!

Valentina dijo...

Hola Héctor, precisamente las experiencias dolorosas me han convertido en lo que ahora soy y de ahí deriva también mi amor a la vida. Soy una persona resiliente. Procuro disfrutar todo lo que veo, lo que como, lo que escucho, lo que siento. Hasta del dolor se aprende y mucho.
Gracias por visitar este diván.