martes, 5 de abril de 2011

La Bici En Rosa

Por azares del destino creo yo, llegó a mis manos la publicidad de las bicicletas retro Jack Rabbit.

En el pequeño espacio publicitario me indican tengo la oportunidad de aprovechar un 15% de descuento o el 10% más 3 ó 6 meses sin intereses si realizo mi compra antes del 30 de Junio de este año.

La fotografía de la retro bike del comercial impreso trajo a mi mente la bici con canastilla que nunca tuve.

La primera y única bici de mi posesión hasta el día de hoy me la regalaron mi padre y mi madre cuando tenía alrededor de 6 años de edad.

Me dieron una bicicleta usada que yo misma pinté con una pintura en aerosol dorada.

No me quedó perfectamente parejo el color, pero la bici quedó perfecta para cumplir su función de llevarme y traerme a mi antojo por todas las calles del suburbio donde vivíamos.

Tampoco era la bici soñada por la niñita que entonces yo era. Ya sabes, la bici rosa con asiento blanco, timbre y canastilla de mimbre para transportar mis chuchulucos.

Pero sí era la bici que me transportaba a mí, con todo y mi imaginación, del bosque donde jugábamos a la casita, al club y de ahí a casa de mi amiga Robin.

Ahora vivo en un suburbio cercano a la ciudad más transitada del planeta.

Difícil y complicado sería transportarme de mi casa hasta Reforma o la Condesa en bicicleta.

Tal vez los Domingos, pero con el riesgo de que me atropelle un microbusero loco.

Y bueno, aunque no la saque más que para darme una vuelta en la cuadra donde vivo, estoy a unos minutos de hacer mi pedido por internet de mi bici retro hecha a la medida de mis sueños que sí se hacen realidad: rosa, con asiento blanco, timbre que suene ring ring y canastilla de mimbre para transportar mi celular y la bolsa del mandado.

La Kana irá conmigo, aunque sea una cuadra o dos. Y con su correa para que no la aplaste un microbús.


Y satisfice mi antojo...





4 comentarios:

alexiapg dijo...

Verdad que están hermosas? También he pensado en adquirirla y ponerle flores en la cesta como en las películas cursis, lo malo es que ya tengo una de montaña que adorna mi casa :) Quizá podamos ir a pasear juntas...

Valentina dijo...

Por favor cómprate una y paseamos juntas rogando no nos aplaste un microbusero...

Mariana dijo...

Qué padre!! Y sí, lo sueños sí se hacen realidad tarde o temprano...
felicidades!!

Valentina dijo...

Hola Mariana,
Gracias por visitar y comentar en el diván... mi sueño se hará realidad muy pronto...