domingo, 4 de septiembre de 2011

Del Amor y Otras Cosas...

Este domingo amaneció nublado en la Ciudad más grande del mundo.
Al parecer llovió durante toda la noche.
Digo al parecer porque dormí profundamente.
Me desperté tarde.
Levantarse tarde, para mí, significa a las 10.30 am.
Me despertaron los ruidos que Marco y Kana hacían.
El se fue al club a nadar.
Kana está echada en alguno de sus tapetes dispuestos por todas las habitaciones de esta casa.
Yo preferí no ir al club.
Hace varias semanas que no hago ejercicio.
Me estoy tomando unas vacaciones.
Había sido más o menos estricta con la disciplina del ejercicio y en este momento de mi vida estoy harta de eso.
Me preparé un buen desayuno, tomé jugo de toronja natural, un café bien hecho y me senté en la mesita de la cocina, acompañada de mi laptop y el Ipod.
Estoy escuchando a mis amigas Joss Stone, Roberta Flack, Aretha Franklin, Nina Simone, Adele, Amy Winehouse y a mi cuate Al Green.
A esta mezcla la titulé Soul Music pero hay de todo, entre soul, blues y tal vez un poco de jazz.
Desde mi silla veo el patio trasero.
Estoy contenta porque veo las plantas que elegí para hacer más alegre ese espacio.
Dos patas de elefante que han crecido como lo hacen los niños.
Quisiera tener un jardín así...
Unos bambús que tienen dos funciones: decorar y hacerla de barda para tapar el calentador de agua.
También veo el ficus todo despeinado, le he pedido al jardinero que no lo pode. Quiero que se vea tal como es en su maceta de barro al natural.
Odio que pinten las macetas de barro.
La belleza de las macetas de barro estriba precisamente en eso, que son de barro y el barro no debería pintarse de ningún color.
Es un nou nou pintar las macetas de barro
Me parece una ignominia las macetas de barro pintadas con barnices rojos muy brillantes.
En este momento canta Nina Simone un blues: "Ain't no Use".
Es un reclamo al hombre que no supo amarla a tiempo y lo ha mandado a paseo.
Ya terminó y el Ipod seleccionó aleatoriamente otra canción de la Simone: "My baby just cares for me".
En ésta el hombre la adora y su única función en la vida es preocuparse y ocuparse de ella.
¿Por qué a las mujeres nos importa tanto que nuestro hombre nos adore?
Y me contesto: eso no es solamente algo femenino.
A los hombres también les interesa que sus mujeres los amen y admiren.
El amor correspondido...

La diferencia es que ellos son más independientes.
Yo apenas estoy aprendiendo a amar sin ser dependiente.
Ahora está cantando Amy: "You should be stronger than me".
Cómo me gusta la voz de esta niña que ya no está pero sí lo está a través de sus canciones.
Bueno, ya terminé de desayunar y de divagar en mi diván.
Ahora me prepararé otro café y me arreglaré para ir a pasear con Marco cuando regrese del club.
Te deseo un buen domingo, estés donde estés.



2 comentarios:

Héctor García dijo...

Me alegra mucho leerte. Sobre todo percatarme que doña Tristeza ya no te visita tan habitualmente. Ver que aprecias tu espacio, que te das tu tiempo, es fantástico. Al pasar por estas líneas me siento como si me hubiera tomado un cafecito ahí contigo, en ese lugar epecial y lleno de oxígeno. ¡Enhorabuena!

PD. Eso de amar sin ser dependiente ¡es un hitazo! Cuando lo logres, deberías escribir un libro sobre el tema.

Valentina dijo...

Hola Héctor, gracias por tus comentarios y efectivamente, la tristeza se hace más pequeña cada día que pasa. En la vida hay momentos felices y tristes... simplemente así es.
Ye escribiré un libro sobre cómo amar sin ataduras, sin dependencias, sin condiciones. Sobre amar por amar.