viernes, 30 de septiembre de 2011

Matilde, Mitos y Leyendas

El primer día de clases del cuatrimestre que ayer finalizó, casi muero de un infarto cuando la vi caminar por el pasillo.
Pensé, bastante angustiada: "No puede ser, me va a tocar clase con la Matilde".
Había escuchado historias truculentas sobre esta maestra.
"Tiene mal carácter", "Es sarcástica", "Te hacer leer y releer si te equivocas cuando expones frente al grupo", "Deja muchísima tarea", "Sus exámenes son larguísimos", "Tiene una mirada penetrante", "Ni levantes la mano para opinar, si dices algo estúpido, te pone en evidencia", "Procura pasar inadvertida"...
Entré al salón de clases con el corazón en la mano.
Sentía pavor.
Su presencia me intimidaba.
En las primeras dos clases pocas alumnas levantábamos la mano para opinar o preguntar.
El ambiente era denso.
Me parece que la mayoría habíamos escuchado las terroríficas historias sobre la Dra. Sakruka.
Y yo esperaba, por tales cuentos, encontrarme con la bruja mala del cuento.
Pero puro cuento era lo que me habían dicho sobre ella.
Me encontré con una mujer instruida, con vasta experiencia en psicoanálisis, puntual, que se hace respetar por quien es y cuyo sentido del humor me mató, pero de risa.
Sí es sarcástica e irónica, ¿pero qué persona inteligente no lo es?
Es además empática cuando necesita serlo.
Más de una vez atestigüé cómo se acercó a la alumna quebrantada por algún tema que tocó las emociones.
Bromista, inteligente, simpática, maestra inolvidable.
Compartió su conocimiento con nosotras, nos explicó cuando teníamos dudas y nos hizo reír con sus comentarios.
Un día hasta nos recitó "La Guaja", completita, de memoria, con todo y el tono de voz necesario para ejemplificar el amor de una madre por su hijo.
No creas todo lo que te dicen.
No juzgues sin comprobar.
Mejor experimenta y luego habla.
El cuatrimestre que sigue me inscribiré a "Pruebas Psicológicas en la Infancia", materia que será impartida por la Dra. Sakruka, quien no tiene un pelo de mala... ni de tonta, claro está.


2 comentarios:

Héctor García dijo...

A veces por una mala experiencia juzgamos a los demás. Como dicen: "mata a un perro y por siempre te llamarán mata perros".

Valentina dijo...

Por eso es mejor ver y conocer antes de opinar... Gracias por tu comentario Héctor. Saludos!