lunes, 19 de septiembre de 2011

Fantasmas del Pasado

Algunos fantasmas del pasado son agradables y hasta es un gusto recibirlos.
Pero hay espectros del pasado a los cuales quisiera desaparecer y no verlos nunca más.
Y aparecen muy seguido.
Pueden llegar en la forma de un gesto, palabra, actitud o mirada del otro.
A veces los siento en la presencia de un aroma o sonido que los revive.
De pronto aparecen en la oscuridad, sobre todo en las noches de lluvia torrencial.
Los recuerdos dolorosos siguen angustiándome.
Me provocan tristeza.
Desbordan llanto incontenible que sale de mis ojos.
Provocan un nudo que duele en mi garganta.
Cómo quisiera que hubiera una pócima mágica y eliminarlos para siempre.

2 comentarios:

Héctor García dijo...

Supongo que como estudiante de psicología estás consciente de que éstas son precisamente las áreas de ti misma que requieres trabajar para lograr la paz interior.

Enfrenta tus dragones y libérate de sus cadenas. Tú tienes las armas, tú tienes la llave.

Si un día quieres platicar de ello estoy a tus órdenes.

Valentina dijo...

Hola Héctor, precisamente estos fantasmas son los que salen en el psicoanálisis. Ahí los conoces, descubres su origen y poco a poco dejan de ser perturbadores.
No desaparecerán, pero sí dejaré de temerles y sabré cómo responder ante su presencia.
Me estoy conociendo y trabajando para tener relaciones interpersonales más sanas.