martes, 9 de agosto de 2011

Los Porqués de Amarte Arte

Hoy comparto contigo una reflexión sobre la relevancia del arte en nuestra vida. Se trata de una tarea que hice para la materia "Formación Profesional, Cultura y Arte".
Por naturaleza los seres humanos necesitamos de otros seres humanos para sobrevivir, pero sobre todo, para ser humanos.
Aprendemos el lenguaje, usos y costumbres mediante la convivencia con  otros de nuestra especie.
La comunicación verbal es vital para entendernos y para algunos se convierte  en  imperiosa la necesidad de expresar nuestro sentir a través de medios diferentes a los de la palabra hablada.
Algunas formas de arte son el vehículo mediante el cual podemos expresar  nuestras emociones a otros seres humanos.
A través de la expresión artística también podemos percibir la sensibilidad de otros, comprender sus emociones de alegría o melancolía.
Mediante el arte se hace posible transmitir u observar la idea de la belleza o del lado oscuro de las cosas que interesan al humano.
Estoy convencida que mediante las diferentes manifestaciones del arte nuestra vida se enriquece, se desarrollan habilidades a veces desconocidas, se estimulan conexiones sinápticas.
La expresión artística o la admiración del arte propio o ajeno, contribuye a exaltar la imaginación, invita a la reflexión, a la introspección, a manifestar nuestras opiniones.
Mediante la contemplación de una obra pictórica, el disfrute de una película, la lectura de un poema, o la escucha en paz y en calma de esas notas musicales que nos llegan al corazón, es posible asociar ideas, activar nuestra mente y comunicarnos a un nivel más profundo con otros seres humanos; nos da pie a  conversar sobre asuntos menos triviales y más enriquecedores para el alma.
En cuanto a mi formación personal, el arte ha estado siempre presente en la forma de la literatura, la música, el cine y la fotografía.
La literatura me ha abierto ventanas a mundos que de otra forma yo no conocería, a culturas diferentes a la mía, a todo tipo de personalidades y a otros tiempos y espacios.
La música ha estado presente en mi vida desde que tengo memoria. Primero fue a través de mis padres, luego por medio de mis grupos de amistades en la escuela o por la influencia de personas que han dejado huella en mi vida, como este profundo gusto que tengo por la música, por ejemplo.
Por amor a la música de varios géneros, particularmente jazz, blues, soul, rock, clásica y pop he conocido de situaciones que atormentan o magnifican la vida del ser humano. Es a través de la música que a veces alegro mis sentidos y descubro situaciones ajenas a mi vida. Es la música quien también me acompaña en los momentos oscuros de mi existencia.
El cine es otro amigo que ha estado en mi vida desde mi más tierna infancia. A través de las proyecciones en la pantalla he conocido lugares lejanos, a los personajes buenos de la historia y a la bruja del cuento. He accedido a costumbres y épocas remotas.
Muchas películas me han gustado por su guión, otras por su edición, por la música, por los actores, las escenas, los diálogos, la dirección y la fotografía.
Hay cintas en las que he disfrutado las fotografías más espectaculares.
Y bueno, de ahí se desprende mi cariño por otra amiga a la cual le tengo alta estima, la fotografía.
La primera carrera profesional que estudié fue la licenciatura en Periodismo. Ahí cursé una materia en la que aprendí un poco sobre la fotografía.
Me gusta retratar rostros, captar las expresiones del ser humano, inmortalizar sus emociones a través de lo que veo por la lente de mi cámara. 
No me considero una buena fotógrafa pero es un pasatiempo que realizo por amor al arte.
Y hablando nuevamente de arte, éste ha contribuido de manera importante para mi formación profesional.
Los pocos años que ejercí como periodista el conocimiento y apreciación por la literatura, la música, el cine y la fotografía me sirvió de gran apoyo para desempeñar el oficio.
Con el tiempo cambié de giro y entré a trabajar a una empresa que se dedica a la producción y distribución de tarjetas de felicitación.
En esta empresa yo era la encargada del Departamento de Planeación de Producto y me tocaba seleccionar las imágenes o diseños de las líneas de tarjetas que lanzaríamos al mercado para Navidad, San Valentín, Día de las Madres y Día del Padre, así como las de toda ocasión para celebrar los  Cumpleaños, Aniversarios, Bodas, Nacimientos de Bebés y otros rituales acostumbrados por el ser humano.
Ahora me dedico a estudiar la licenciatura en Psicología y pretendo un día dedicarme a la Psicología Clínica.
Estoy convencida que el conocimiento en artes plásticas, música, literatura, cine y foto será un buen aliado para mí.
Lo sé porque actualmente estoy en psicoterapia y mi analista recurre en ocasiones a ejemplos de personajes míticos o arquetípicos, a características psicológicas de personajes del cine y de la literatura para ayudarme a darle forma a  los fantasmas de mi psique.
Y bueno, después de esta reflexión sobre la importancia que ocupa la expresión artística para el ser humano, me parece que en nuestro país no hay suficiente difusión del arte y la cultura, o si la hay se concentra en las ciudades más grandes y en ciertas zonas o colonias de tales ciudades. 
Es una pena que así sea... esperemos que eso, entre otras cosas, alguna vez puedan cambiar.

2 comentarios:

Héctor García dijo...

Qué interesante. En tu blog anterior hablabas sobre la tristeza y yo te mencioné la terapia como una alternativa. Ahora leo gustoso que ya vas por ese camino. Respecto al arte, ¿qué acciones propondrías para darle mayor difusión?
Saludos.

Valentina dijo...

Así es Héctor, estoy en psicoterapia analizándome profundamente. En otro blog, próximamente, publicaré respecto a las posibles acciones que se podrían llevar a cabo para darle más difusión al arte y la cultura en México. Gracias por tus comentarios, me agrada que mis lectores compartan lo que piensan.