sábado, 5 de mayo de 2012

Los Tas

No todos, pero sí algunos que rondamos los 40's y los 50's somos extremadamente exigentes.Nos quejamos del tránsito, quisiéramos tener un helicóptero para llegar de volada a nuestro destino, sobre todo si vivimos en la Ciudad de México.
Alucinamos a un jefe demandante, desearíamos, de preferencia, ni tenerlo.
Somos hedonistas a morir y nos gustaría serlo de tiempo completo, sin descanso, las 24 hrs del día, 365 días al año o 366 si se trata de año bisiesto.
Nos desgastamos tratando de vernos jóvenes.
Cada nueva arruga, o cana, nos paraliza de terror.
Algunos no hemos tenido hijos, o porque no queremos o porque no se dio; por tanto, el maternaje o paternaje se dirige a nuestra propia persona.
Nos compramos nuestros juguetes, nos consentimos, nos apapachamos, somos exageradamente autoindulgentes.
Ya sea por la culpa o la carencia, bien que nos autoabrazamos.
Desconocemos sobre la preocupación que tienen los que hijos tienen.
Queremos tener a la pareja perfecta, la sonrisa constante y la mesa bien puesta.
Demostramos poca paciencia, cero tolerancia y bastante gracia para salirnos por la tangente.
Vivir en esta época la décadas de los tas es completamente diferente a como la sobrevivieron nuestros progenitores.
A esta edad ellos ya eran o se sentían viejos.
Nosotros nos sentimos y queremos vernos atemporales.
Sin embargo, cuando entramos a un lugar y nos dicen "Señora" o "Señor", nos reconocemos en el espejo tal cual somos.
Ajá, pero el "reality check" se pasa tan pronto nos enfrascamos en alguno de nuestros pasatiempos favoritos, el que sea.
Volvemos prontito a adoptar la actitud jovial y juvenil.
¿Te digo algo?
A mí me encanta ser cuarentona en este tiempo.
Quizás mi piel ya no luce tan lozana como a los 20's, pero te aseguro que mi cerebro es otro MUNDO, uno que muchos jóvenes, te lo garantizo, hasta pagarían por tener.
Así que viva la vida.
Me termino mi Guinness al tiempo que termino de escribir el post de hoy.
Te mando un abrazo, dondequiera que estés.

2 comentarios:

Clau dijo...

Ay Lili!, eres como un espejo para mí, es a través de tu blog en donde he aprendido a conocerte y a reconocerme, tenemos mucho en común, somos eclécticas, nos apasiona la psicología, nos gusta la moda , la literatura, el cine alternativo, la música y los Beatles, la Guinness, etc, etc…
Te mando un abrazo de aquí hasta allá y me alegro de verte pronto.

Valentina dijo...

Me alegra que nos parezcamos tanto, querida prima. Ya quiero que sea Julio para vernos. Lo pasaremos felices.
Un abrazo para ti, los chamacos hermosos y Patrick.