martes, 10 de enero de 2012

Qué Será, Será...

Cuando era una niñitita, sin preguntarle a mi madre si sería bonita o rica cuando creciera, ella me cantaba "Qué Será, Será".
En mis recuerdos, a mi mamá le gustaba mucho Doris Day, sus películas, Cary Grant y esta canción.
Y enfatizo entre mis recuerdos, porque posiblemente es a mí a quien le gustaba tal actriz, sus pelis, el galán de cine y la rolita fresona.
Cary Grant y Doris Day
En la actualidad, cada vez que escucho esa canción me acuerdo de mi progenitora. A ella le gustaba cantar.
A veces entonaba las canciones de los Platters, luego ponía su disco de David Reynoso y hasta yo me sabía "Los amigos del mayor". Le gustaba Engelbert Humperdinck y rara vez ponía a los Beatles.
A mí me empezaron a gustar los Beatles cuando tenía alrededor de 12 años.
Los escuché en casa de mi tía Hilda, como alguna vez ya te conté.
Fue ahí donde escuché el álbum del Sargento Pimienta por primera vez.
Y me encantó.
Pero regresando a mi madre cantora, se me hace que de ella heredo mi ilusión por la cantada.
Me sale muy bien "Yesterday" y a capela.
La cantaba en las reuniones de mis padres.
Mientras ellos se tomaban sus cubas con guacachá y cocacola.
Y ahora, cada vez que hay oportunidad, me paro a cantar en las fiestas.
Lo disfruto sobremanera.
Me gusta el escenario.
Histriónica por naturaleza

Y las luces.
Y la cámara...
y la acción.
También me gusta partir y repartir el pastel.
Y de pastel por ahora ya no quiero saber nada,
hasta mediados de febrero, mes más bonito del año...
el mes de mi cumpleaños.



2 comentarios:

Héctor García dijo...

¡Quiero escucharte cantar! Hasta podría llegar a México el mismísimo 19 de Febrero, justo a tiempo para tu pastel...

Valentina dijo...

A veces canto bonito y en otras desentono horrorosamente, pero cómo me divierto.
Ya viene mi cumpleaños, me gusta tanto el 19 de Febrero...
Pues ándale, para que te toque tu rebanada de pastel con polvos de hadas.